1.- El respeto por los tiempos:

Una agencia, exitosa o no, necesita facturar para subsistir. Pero, para facturar más, sin importar cualquier cuestión, y tras ello encaminarse al éxito, necesita respetar siempre los tiempos de sus clientes.

Esto pudiera traducirse con una ecuación bien sencilla y práctica: si el cliente quiere un servicio para dentro de siete días, significa que la agencia debe hacer lo posible por entregarlo en cuatro días. A medida que los servicios prestados a los clientes vayan cumpliendo con esta práctica, mayores y mejores serán las recomendaciones.

Ningún cliente quiere que le roben su mes de abril. Son celosos con su tiempo y cortos con su paciencia. Comprender esto hará llover propuestas de colaboración sobre el escritorio de la agencia.

2.- La cercanía con el cliente:

Sin invadir los espacios, a los clientes de una agencia les gusta que los traten como si fueran los únicos en el mundo. Hacerlo es tan sencillo como practicar estos protocolos con antelación. Las mejores agencias del país y del mundo colocan por escrito un sistema de atención al cliente que les permita ser lo más cercanos posible, sin llegar a ser invasivos.

La cercanía es lo que permite poder negociar con más propiedad, sin mayores problemas, y trabajar al largo plazo. Son los clientes al largo plazo los que engrosan las ganancias anuales.

3.- Brindar confianza y seguridad:

De nada vale tener un excelente equipo de profesionales o un sistema lo suficientemente probado como para considerarlo infranqueable. Es necesario brindar la seguridad de que nada estará mal al trabajar en esta agencia. El cliente debe confiar totalmente en esta empresa, en sus capacidades y en sus intenciones por ayudar más allá de lo que el contrato les permite.

La confianza no tiene nada que ver con cábalas ni con los colores del logo. La confianza es el pilar fundamental de las relaciones humanas. Y el comercio, es uno de los niveles más altos de las relaciones humanas modernas. Sumar todas las características anteriores es lo que garantiza el éxito.