1) Caer en el “empresacentrismo” y sólo hablar de nosotros
Este es uno de los errores más comunes y que muchas empresas repiten en redes sociales: olvidarse de que todo esto es con un marcado perfil social y cuando hablamos de social hablamos de personas.

Y como sucede con cualquier persona, éstas quieren ser escuchadas y quieren soluciones para sus dudas.

En definición, esto va de lo que le interesa a tus clientes y no de lo que te interesa a ti como negocio.

2) Problemas de reputación para tu negocio
No te voy a mentir, no todo es de color de rosa, sobre todo, si no sabes manejar estas herramientas y más en un mundo tan competitivo como es el online.

Por ende, si encima no eres profesional o no realizas una buena gestión estratégica prepárate para sumar otro duro palo a tu reputación.

3) Problemas de seguridad o privacidad
En muchos casos, las redes sociales en manos de personas que no saben utilizarlas o configurarlas correctamente, pueden dejar la puerta abierta a hackers o a gente malintencionada.

Aunque este suele ser, por lo general, un problema más relacionado con perfiles personales que de negocios.

4) Demandan y exigen demasiado tiempo de dedicación
Esto no es cuestión de un día, una buena estrategia de social media necesita de mucha dedicación y constancia a medio y largo plazo para aportar resultados significativos.

Además, como ya hemos mencionado, en este entorno no existen barreras geográficas ni temporales, lo que hace todo esto aún mucho más complicado.

5) Requieren de un personal cualificado
Aunque todo el mundo piense que esto es sencillo y que cualquiera puede hacerlo, la realidad es otra bien distinta.

Si quieres obtener resultados profesionales deberás realizar trabajos profesionales ¿no te parece?

6) No son gratuitas al 100% y exigen una inversión adecuada
Este es uno de los más grandes mitos al hablar de social media marketing.

Partiendo de la base de que hasta para tener un perfil tienes que pagar aportando parte de tus datos personales y soportando publicidad en muchos casos no deseada, no es de extrañar que al referirnos a redes sociales para empresas, tampoco podamos creer que todo es gratis.

A día de hoy, redes sociales como Facebook, Twitter y LinkedIn cada día están haciendo más restrictivos su visibilidad y alcance orgánico para las publicaciones provenientes de páginas de negocios, “invitándolos” literalmente a invertir en publicidad.

Además, si te estoy diciendo todo el tiempo a lo largo de este post que la gestión siempre debe ser profesional, entenderás como super necesaria la contratación de personal cualificado para realizar estas tareas.

Excepto que quieras sumar más errores a esta lista de desventajas.

7) Nos exponen a críticas muy negativas o a los temidos trolls
Relacionado con el punto 2 que hablaba de problemas de reputación para tu negocio, otra de las desventajas asociadas a redes sociales es la de tener que lidiar con algún que otro troll, es decir, personajes que siempre se oponen a todo, nunca están conformes con nada, que disfrutan molestando o que simplemente buscan notoriedad a tu costa.

8) Los errores quedan expuestos a todo el mundo
Así como este entorno te ayuda a dar visibilidad a tu negocio y a sus productos, también quedarán expuestos cualquiera de los errores que cometas, sobre todo, si no realizas una buena gestión.

9) Dan pistas de nuestras estrategias a la competencia
¿Te acuerdas que en el punto 9 de las ventajas en redes sociales te dije que podías sacar pistas de lo que hacen tus competidores? Bueno, también tengo que decirte que ellos pueden hacer lo mismo contigo.

Por ejemplo, hay herramientas como la nueva “Social Media Tools” de SEMrush que te permite analizar tu perfil social y compararlo con el de otros negocios.

10) Pueden dar pie a chantajes o extorsiones
Hace más de dos años atrás (verano 2013) hablábamos de que algunos clientes extorsionaban a hoteles pidiendo descuentos a cambio de no dejar malos comentarios en tripadvisor o plataformas similares.

A día de hoy, aunque esto no haya seguido siendo portada en los principales diarios de tirada nacional, esta práctica todavía sigue existiendo.